Ejempla Logo

  Actualidad

Como aquellas noches

El fútbol de selecciones cuenta con un aspecto extraordinario. Al ligarlos a los símbolos, afloran sentimientos que en ningún otro contexto se podrían explicar.

Eso fue lo que generaron las declaraciones de Arturo Vidal que facilitó el trabajo motivacional de Francisco Arce en la previa del encuentro. 

El perfil sereno y firme de Chiqui ayudaba a contrastar la proyección de una imagen petulante de un lado contra la del orgullo herido del otro independientemente a las verdaderas intenciones. Así lo captó la afición que en los últimos dos días volcó su voluntad en la boletería y empezó a transformar el escepticismo original en esperanza.

No hubo sorpresas en las alineaciones. Paraguay salió con un once donde el mensaje era claro. Motivación aparte, había un juego que superar. Presionar arriba para generar dos escenarios: obligar a dividir al rival o directamente robar ante la 

"Paraguay ensayó 160 pases, exactamente la mitad de los que tuvo Chile".

— Daniel Chung

insistencia de salir corto. Demorar lo menos posible a través del juego aéreo o cambios de frente para atacar. La primera pelota larga de Da Silva a Santander, la presión conjunta de los centrocampistas y las duplas formadas por las bandas ratificaban lo leído en planilla. Paraguay ensayó 160 pases, exactamente la mitad de los que tuvo Chile.

El primer gol de Paraguay es un claro ejemplo: presionan a la vez Rodrigo Rojas y Cristian Riveros, hace sombra Darío Lezcano: tres contra Arturo Vidal y el hombre que se encargó de incendiar la previa mete un pase tan insólito como inesperado. Allí aparece la segunda parte, la presión de Paraguay fue en bloque, dejar un espacio entre los medios y la defensa hubiera sido fatal y Arce lo sabía. Moreira recupera con todo el equipo en territorio contrario. Rápido cambio de frente para que Óscar Romero saque la bomba y confirme que Cristopher Toselli no se asemeja a Claudio Bravo. Golazo desde lo conceptual hasta la ejecución.

Era el gancho del retador ante un campeón con la mandíbula floja. Y fue en busca de más ante una Roja groggy. Combinación por derecha entre Moreira y Ayala para el primer córner. Tiro de esquina, Chile y deja vu 2007. Paulo Da Silva se desmarca como aquel que sabe que el compañero le va a poner justa. Federico Santander le gana –como en toda la noche- a Enzo Roco y asiste para que el histórico haga delirar al país. Su festejo con el rostro circunstancial era la 

"Si Paraguay fue explosivo en los primeros diez, el mejor juego colectivo de forma integral se vio en la complementaria". 

— Daniel Chung

respuesta a los que piden cédula para jugar y al rival que había declarado lo que todos sabemos.

No obstante, Chile sigue siendo uno de los mejores del continente. Su fútbol en la media hora final del primer tiempo fue de alto vuelo. Ante la ausencia de Vidal, de flojo encuentro, apareció Aránguiz quien se mostró para liderar la salida complicada de Toselli y Roco. Cuando Alexis buscaba juego interno, lo persiguió Moreira. El espacio generado por ese movimiento era bien cubierto por Ayala ante la subida de Mena. Por eso, el visitante buscó más la zona de Isla y Fuenzalida. Le costó a Romero la cuota defensiva y quedó más expuesto Candia ante ese dos a uno. Los centrocampistas ya no salieron e influenciados por la ventaja tempranera se vieron forzados a replegarse. Lo que debió ser aplicación de ventaja terminó en la falta que derivó en el descuento de Vidal a quien lo perdió Candia y ya no pudo llegar Gómez porque lo bloqueó Vargas. El 2-1 se ajustaba a lo que fue la primera etapa y dejaba cierta sensación de intranquilidad.

Si Paraguay fue explosivo en los primeros diez, el mejor juego colectivo de forma integral se vio en la complementaria. Reposición física, mejor dosificación a la hora de presionar, rotación por derecha entre Ayala y Moreira –encargados de casi un tercio de los pases de Paraguay-y mayor aplicación de Romero en el retroceso explicaron un segundo tiempo donde el que más cerca del gol fue siempre la Albirroja. Romero, Rojas, Conejo y Moreira tuvieron el tercero. Monumental entrega de los delanteros que seguían incomodando la salida rival. Santander ganaba todo por arriba y Lezcano volvió al modo Eliminatorias luego del paso en falso en EEUU. Cristian Riveros jugó como si fuese el operativo Sudáfrica 2010 con un despliegue excepcional. El ingreso de Almirón fue determinante porque cumplió con todas las expectativas con explosión y vértigo. La fatiga de Rojas y un rival que cambió de sistema para meter a Pinilla por Mena y buscar balones aéreos por la zona derecha obligó a que entre Bruno Valdez para que Ayala cumpla con el rol de volante. Igual llamó la atención la ausencia de Marcos Riveros entre los suplentes disponibles. Gustavo Gómez sacó todas por arriba y salió por abajo salvo un segundo que pudo ser fatal por una falta innecesaria.

El trauma de marzo con dos resultados favorables desaprovechados –especialmente ante Brasil- generó una ansiedad que no era acorde a lo vivido en la complementaria. Más mental que real. Hasta le faltó un gol para equilibrar la ecuación tramite-resultado. El golpe de nocaut no llegó pero claramente por puntos el fallo fue unánime de quien fue mejor en los 90 minutos. Confieso haber visto más el cronómetro en el primer tiempo que en la complementaria.

La plusvalía del triunfo tiene varios aspectos. El inicio de la era Arce, despejar todo lo negativo que hubiera flotado ante un resultado negativo, la tranquilidad para viajar a Montevideo pero sobre todo haber recuperado el compromiso y la entrega. Ningún atleta se vio fuera de sintonía o ido del juego y eso recordó a aquellas noches donde el Defensores del Chaco era un bastión inexpugnable y nadie se atrevía a mencionar con facilidad lo de buscar los tres puntos porque son los más fuertes del mundo. Cosas del fútbol de selecciones y aún más de este lado del mundo. Vidal terminó siendo el coach motivacional. Así que en parte, gracias Arturo.

  • Foto por : AFP
   
  Más artículos en Actualidad

Paso en falso

El ingreso de Ángel Romero por uno de los delanteros y su posición en la primera práctica luego del triunfo ante Chile tenía sentido.

Así llega Uruguay

Luego del inicio auspicioso ante Chile, el siguiente rival es Uruguay.

Así llega Chile

Vuelven las Eliminatorias luego de una pausa prolongada de casi seis meses. Un paréntesis muy importante que fue la Copa América Centenario y que significó polos opuestos para las selecciones que chocaran este jueves en el Defensores del Chaco.

     
Entendé a tu mundo,
cada semana,
en tu inbox.

Una síntesis de los mejores artículos publicados.