Ejempla Logo

  Actualidad

El doping ruso

Cuando al renombrado periodista alemán Hajo Seppelt le llegó un mail de Moscú, algo llamó la atención al hombre que se dedica a la investigación del mundo del deporte.

Un tal Vitaly estaba dispuesto a contarle el esquema gigantesco del doping que patrocinaba el propio gobierno ruso. Acababa de finalizar Sochi 2014 donde Rusia volvió a sus días de gloria de la era soviética.

Seppelt acuerda ir a la capital rusa sin certeza y con olfato periodístico. Vitaly es Stepanov y trabaja en RUSADA, la agencia rusa para el control del doping. Llegaba a aconsejar al propio Ministro del Deporte. Allí conoció a la atleta Yuliya Rusanova con quien se casaría. Ella le contaría algo que él no sabía a pesar de trabajar en el ente controlador: los atletas rusos se dopan para lograr los resultados.

Así surgió el documental “Geheimsache Doping: Wie Russland seine Sieger macht” (El secreto del Doping: Cómo Rusia crea campeones). Seppelt, experto en materia de doping, me cuenta que recuerda perfectamente las consecuencias de la política de Estado de la Alemania Oriental durante la década de los 70. Varias autoridades fueros suspendidas y la pareja de informantes pidió asilo. Aquel documental inició la investigación de la Federación Mundial de Atletismo (IAAF) que determinó la suspensión de los atletas de Rusia y sanción a RUSADA.

Ante esta situación, la AMA pidió al Comité Olímpico Internacional (COI) que suspenda a Rusia de los próximos JJOO de Río a celebrarse en menos de dos semanas. Dos días después, el Tribunal Arbitrario del Deporte (TAS) daba la derecha a la IAAF, órgano del atletismo mundial, de mantener la suspensión a los atletas rusos. El COI llamó a una reunión de urgencia y luego de barajar las opciones, le quedaba dos caminos. El primero, el que pedían varias agencias y atletas occidentales, aceptar el pedido de AMA y extender lo que había iniciado Atletismo; ampliar a toda la delegación de Rusia la sanción. El segundo, de una práctica casi imposible por los tiempos (menos de 12 días) y poca autonomía de las federaciones de varias disciplinas; delegar la responsabilidad a cada federación la decisión de aceptar o rechazar a los de Rusia.

Este domingo en una decisión que puede marcar el mandato de Thomas Bach, presidente del COI, el Comité Ejecutivo tomó la segunda opción. No habrá sanción colectiva. “Debemos proteger a los inocentes” fue el argumento del alemán. Indignación mundial y alivio moscovita. “No se trata de llenar las expectativas sino de hacer justicia” argumentó el mandamás germano. Hasta prohíben que atletas quienes hayan cumplido sanción por dopaje solo por ser rusos cuando otros de otras nacionalidades pueden. En un comunicado más temeroso que aclaratorio, anunciaba que cada Federación deberá tomar la decisión de aceptar o rechazar solicitudes con altos requisitos. La Federación de Tenis, antes que se seque la tinta del comunicado, anunció que los ocho tenistas rusos podrán participar. El uruguayo Julio Maglione, presidente de FINA (Natación), anticipadamente había mencionado que una sanción colectiva sería injusta. Acababa de venir de Moscú. Rusia es uno de los que más apoya a la FINA. Salvo Halterofilia, que tiene un proceso contra Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, sería una sorpresa que alguna disciplina asuma el camino del Atletismo. Igual Sebastian Coe, presidente del IAAF, se puso a disposición de cualquier federación que desee su cooperación. El inglés queda como el independiente y limpio, el resto como los que dependen de rublo. Cuando tanto la AMA como IAAF se tardaron bastante para asumir la presente actitud.

Para rematar, el COI suspendió a la informante Yuliya Stepanova (ya con apellido de casada) para participar. Pedazo de mensaje para los que quieran “arrepentirse”. Igual, invita a la pareja a asistir a Río. Otra bofetada de los cinco anillos.

Sería ingenuo e hipócrita creer que el dopaje es algo de Rusia nada más. EEUU pasó por algo similar en la previa de Seúl 88. Las dudas sobre el esquema de Jamaica nunca se despejaron. Kenia es el equivalente en larga distancia y en incertidumbre. Por eso desde Moscú argumentan la teoría de la persecución y propaganda azuzada por EEUU con voceros tan variados como Yelena Isinbayeva y Vladimir Putin. La garrochista Isinbayeva, bicampeona olímpica en Atenas 2004 y Beijing 2008, dijo: “Gracias a todos por haber enterrado al atletismo. Esto es puramente político”. Putin habló de que se busca convertir al deporte en “un instrumento de presión geopolítica para formar una imagen negativa de países y pueblos”. No obstante, queda claro que Rusia, la misma que evitó ser investigado por la acusación de coimas para quedarse con la organización del siguiente Mundial de fútbol quemando computadoras, es el que aplica como Política de Estado. “Es imposible que el gobierno no haya sabido de este esquema” es una de las conclusiones del reporte McLaren.

En Río, habrá delegación rusa sin el eufemismo de atletas neutrales. Todos, más de 200, bajo la bandera de Rusia. Varios subirán al podio. Algunos escucharán su himno. El público reaccionará de acuerdo a su consumo informativo. Lo claro es que el doping no estará ausente tampoco en Río. Y eso no es un invento ruso.

  • Foto por : AFP
   
  Más artículos en Actualidad

El alivio de Río

Se fue Río 2016. A pesar de las preocupaciones –reales y exageradas- los primeros Juegos Olímpicos en América del Sur aprobaron el escrutinio durante las dos semanas de competencia.

Medallas con otro sabor

“Michael, tienes todo el dinero que cualquiera a tu edad desearía o necesitaría. Tienes una profunda influencia en todo el mundo. Tienes tiempo libre para hacer lo que quieras. Y así mismo, eres la persona más miserable del mundo. ¿Qué te pasa?”.

La hora de Río

En octubre del 2009, Jacques Rogge –presidente del COI- anunciaba que Rio, que había registrado el puntaje más bajo en el reporte técnico entre las 4 candidatas de la final, sería la sede de los JJOO del 2016. La sensación era de compensación histórica antes que...

     
Entendé a tu mundo,
cada semana,
en tu inbox.

Una síntesis de los mejores artículos publicados.