Ejempla Logo

  Actualidad

La hora de Río

En octubre del 2009, Jacques Rogge –presidente del COI- anunciaba que Rio, que había registrado el puntaje más bajo en el reporte técnico entre las 4 candidatas de la final, sería la sede de los JJOO del 2016. La sensación era de compensación histórica antes que rigor.

El mapamundi a oscuras en el sur del continente demandaba que la fiesta global se venga a América del Sur. Y hace siete años, Brasil lideraba el conglomerado de los “mercados emergentes” ante una economía mundial que intentaba recuperarse del golpe del 2008. Quien mejor que Lula, presidente de Brasil, para ser vocero de dicha reivindicación.

Siete años después, el contexto cambió radicalmente. Con Dilma en pleno proceso de juicio político, Michel Temer deberá ser el anfitrión inesperado. Los organizadores aseguran que no habrá elementos sonoros para neutralizar cualquier demostración de repudio. Brasil vive su peor momento económico según los expertos. El contexto de un terrorismo global eleva al máximo los niveles de seguridad. Todo eso acompañado por la paranoia del Zika que ha sido motivo de varias ausencias.

No obstante, la magia del olimpismo es única. Serán días donde el fútbol cederá su rol de “prima donna” a la natación –primera semana- y al atletismo –segunda- como corresponde. Nos emocionaremos con historias propias más allá del valor de una medalla. Desde la búsqueda del oro de Novak Djokovic hasta la felicidad de Ibtihaj Muhammand cuando pueda representar a EEUU usando su hiyab en esgrima. Si Simone Biles es la nueva Nadia Comaneci. Preguntaremos por que llora aquel medallista o la historia de cada atleta que compite bajo la bandera de los refugiados. Seremos aficionados de disciplinas que jamás veríamos si no fuese por el magnetismo de unos Juegos. A pesar de las dificultades de realizar unos Juegos en una ciudad que no cumplió con varias promesas, tendremos 16 días de alta competencia.

El Top 5 de estos Juegos

1. La actuación de Rusia

Luego del escándalo del doping que bajó de 382 atletas a 271 habilitados para competir en Brasil, cada subida al podio encenderá la sospecha de estimulaciones prohibidas. Nado sincronizado y gimnasia rítmica serán disciplinas dignas de admirar la elegancia y belleza rusa.

2. El legado de Michael Phelp 

La primera semana de los JJOO pertenece a la natación. Y será el cierre de la “Bala de Baltimore”. Luego de salir de su retiro del 2014, esta vez será el fin. Y lo sabe NBC, el canal que pagó una fortuna por los derechos que obligará a un horario insólito. Las finales de la natación serán casi a la medianoche carioca, una hora menos para el este americano (para nosotros también) para asegurar altos niveles de rating. Su quinta presencia en unos JJOO, el dueño de 22 medallas, 18 de oro, buscará más. La mariposa en 100 y 200 el martes 9 y el viernes 12 respectivamente. También estará en combinado de 200.

3. El reinado de Usain Bolt

El atletismo tomará la posta del protagonismo durante la última semana. Y allí, existe una estrella indiscutible. Cuando en las clasificatorias de Kingston el mes pasado, sintió un pinchazo, se puso en duda de la presencia del bicampeón olímpico en Río. Utilizando un reglamento que privilegia a las estrellas, Bolt se clasificó de igual manera para estar en el Olímpico. Y despejó las dudas en la última presentación en la Liga Diamante en Londres durante los 200 metros –su prueba preferida- sin mucho esfuerzo. Igual el mundo querrá ver si será Tri en los 100 el domingo 14 a las 21.25.

4. Los atletas refugiados

La paradoja de saber que la tragedia que azota a sus países (Sudán, República Democrática del Congo y Siria) permite que representen el espíritu del amateurismo. Lejos de la excelencia pero representan el legado de la universalidad ya que si los Juegos fuesen un evento solo para los mejores fácilmente dos tercios de los Comités Olímpicos jamás podrían competir. La cara visible de estos 10 atletas es la nadadora siria Yusra Mardini. Ella, como tantos paisanos, cruzó el mar Egeo en un bote para seis personas que tenía a 18 y salvó vidas empujando la embarcación cuando el motor se descompuso. Participará en 100 libres y mariposa ya este sábado 6 al mediodía.

5. El oro del fútbol

Brasil ha ganado todas las competencias en todas las divisiones de este deporte. Salvo la dorada en los Juegos. Hasta Neymar priorizó el fútbol olímpico sobre la Copa América que se cargó a Dunga. Conociendo la presión sobre esta disciplina, la propia CBF decidió que Tite –sucesor de Dunga- no se meta en Rio 2016 y nominaron a Micale como DT. No lograr el oro sería traumático para un fútbol que quiere recuperarse de rotundos fracasos y por eso no lo exponen al ex técnico del Corinthians. Al tratarse de Río 2016 y la obsesión de Brasil, el fútbol también será historia top en estos Juegos. Si Brasil, plata en 1984 y 2012, no se cuelga la presea dorada en el Maracana, será otro golpe. Lo saben y se lo vio pesado en el debut ante Sudáfrica en el 0-0. Lo sabremos el sábado 20 a las 16:30.

  • Foto por : AFP
   
  Más artículos en Actualidad

El alivio de Río

Se fue Río 2016. A pesar de las preocupaciones –reales y exageradas- los primeros Juegos Olímpicos en América del Sur aprobaron el escrutinio durante las dos semanas de competencia.

Medallas con otro sabor

“Michael, tienes todo el dinero que cualquiera a tu edad desearía o necesitaría. Tienes una profunda influencia en todo el mundo. Tienes tiempo libre para hacer lo que quieras. Y así mismo, eres la persona más miserable del mundo. ¿Qué te pasa?”.

El doping ruso

Cuando al renombrado periodista alemán Hajo Seppelt le llegó un mail de Moscú, algo llamó la atención al hombre que se dedica a la investigación del mundo del deporte.

     
Entendé a tu mundo,
cada semana,
en tu inbox.

Una síntesis de los mejores artículos publicados.