Ejempla Logo

  Actualidad

Pasión por la Performance

¿Qué hace a un vehículo M tan especial, se preguntan?

El M Power Tour es una obra maestra de logística y eficiencia, que solo una marca con tanta pasión por la performance como BMW puede producir y desembarcar sistemáticamente en sus mercados más prometedores. En esencia, la obra es bastante simple: tres pilotos profesionales llegados de México, Alejandro Capin (piloto de Nascar México e Indy Car con 8 años de experiencia) y Estefanía Reyes (Piloto de Nascar México) en el mejor escenario de nuestro país, (el autódromo Aratirí o Rubén Dumont, dependiendo de tu año de nacimiento), enseñándonos cómo domar a 1357 caballos de fuerza distribuidos en tres vehículos M.

Aunque no hayamos sido advertidos explícitamente, estaba claro desde el inicio que esta sería una experiencia real de conducción, en la cual viviríamos el proceso tal como si fuéramos verdaderos pilotos en un track day.

Se preguntan ¿qué hace a un vehículo M tan especial?

Para explicar lo que es un vehículo M, es más fácil empezar explicando lo que un vehículo M *no* es.

Existen vehículos de calle y existen vehículos de calle potenciados, aligerados y con mayores prestaciones que sus primos de la gama tradicional. A diferencia de otras marcas alemanas con líneas de alta performance, BMW no toma un vehículo de calle de su gama tradicional y lo transforma a M. Un M nace como M para ser construido y criado por un grupo de ingenieros de la división BMW Motorsport, con el fin de otorgarle el temperamento, la personalidad y la prestación que solo un M puede tener.

Si bien existen vehículos capaces de ser instrumento y otros capaces de ser música, solo un M tiene la capacidad de poder ser ambas cosas, indistintamente.

3 puntos claves que todo piloto debe saber:

Si bien en el pasado tuve la oportunidad de participar de algunas charlas técnicas, e inclusive conversar con pilotos profesionales (recuerdo una sesión de Karting en particular con Danny Candia que merecería una nota aparte), la verdad es que nunca antes me detuve a pensar en todo lo que uno como amante de las curvas y la velocidad hace instintivamente a la hora de conducir; así que por primera vez, me dispuse a desaprender todo lo que aprendí hasta el día de hoy, prestando atención a la charla técnica de Alejandro con genuina curiosidad, de manera a compartir las 3 enseñanzas claves que pueden mejorar una experiencia de conducción.

1. Miren más allá del capó del vehículo

“No sé cómo caminan ustedes, pero yo no camino viéndome a los pies, sino viendo hacia dónde quiero ir”, explica Alejandro.

En ciudades como la nuestra, donde una tarea tan simple como manejar al trabajo se convierte en una aventura llena de baches, perros sueltos o motociclistas salidos de un video de WhatsApp, es normal que vayamos siempre mirando la punta del vehículo como una manera de mantenernos alerta a los obstáculos a sortear; pero al hacerlo, cometemos el error de no anticipar lo que está viniendo hacia nosotros un poco más adelante. ¿El resultado? Recortamos nuestro tiempo de respuesta al mínimo y nos volvemos reactivos, cuando podríamos estar siendo proactivos.

“Es por eso que deben mantener la cabeza siempre en alto, viendo hacia donde quieren ir y ¡no se preocupen! Sus manos siempre seguirán a sus ojos y harán el resto.” explicaba nuestro instructor.

“Una cosa que nos enseñan en las pistas es que si ves un accidente y te quedas mirándolo, vas a pasar a ser parte del accidente”, concluyó.

2. Conectáte al auto con una posición de manejo correcta

El tacto es el sentido a través del cual uno recibe información por parte del vehículo y por consiguiente, nuestras manos, pies, nalgas y espalda se vuelven la interfase a través de la cual el vehículo nos transmite su posición y comportamiento.

Tomemos una curva como ejemplo. Al hacerlo, existen básicamente dos extremos de comportamiento que puede presentar cualquier vehículo: En un extremo, tenemos el oversteer o sobreviraje, que ocurre cuando el vehículo en medio de una curva pierde tracción en la parte posterior (generalmente causada por un aumento de la potencia, lo cual genera una pérdida de la misma) por lo cual, inmediatamente el vehículo empieza a cruzarse en su trayectoria. Además de producir un pico de felicidad y feromonas, este fenómeno puede sentirse en las nalgas y espalda como una sensación de deslizamiento constante, arte que luego sería perfeccionado en la práctica que hoy conocemos como drifting, pero esa es otra historia.

En el otro extremo, tenemos el understeering o subviraje, que ocurre cuando en una curva el vehículo pierde adherencia en la parte frontal (generalmente causado por falta de tracción o por un aumento de potencia en los autos de tracción delantera) por lo cual, inmediatamente el volante pareciera no estar conectado con las ruedas, ocasionando que el vehículo empiece a pasarse de largo en la curva. Además de causar una repentina caída en los índices de sensualidad, este fenómeno es percibido principalmente en las manos, a través de una incómoda ligereza en la dirección.

Entonces, ¿cómo asegurarse de estar en la posición de manejo ideal? Siguiendo estos 3 pasos:

1. Ubicar el asiento lo más bajo posible, sin sacrificar la visibilidad más allá del capó del vehículo;

2. Con el vehículo parado, ubicar el asiento de tal manera que se pueda presionar el pedal del freno hasta el final y todavía se tenga la rodilla levemente flexionada;

3. Si el vehículo dispone de un ajuste en la columna del volante, retraer telescópicamente el volante hacia el torso, de manera a conducir con los brazos semi flexionados, lo cual no solo es más cómodo para trayectos largos, si no que además mejora la velocidad (y fuerza) de respuesta en los mismos.

3. Entrá temprano y salí temprano de la curva

Una de las cosas que hace a un BMW único es su distribución de peso 50/50, lo cual significa que tanto la mitad delantera del auto (50% del peso) como la mitad trasera del auto (50% restante) pesan exactamente lo mismo.

Esto es importante porque nos ayuda a tener un mejor handling o control del vehículo. Cuando nosaproximamos a una curva y empezamos a frenar, el vehículo hace lo que llamamos 'transferencia de peso', y en cuestión de segundos, la mayor parte del peso será trasladada al frente del vehículo; como parte natural del proceso de frenado?—?por ejemplo a un 30/70—, y a su vez,cuando soltamos el freno ya encajados en la curva, la transferencia de peso devuelve al vehículo a su estado natural del 50/50.

Finalmente, cuando salimos dela misma y volvemos a acelerar, el peso se traslada al tren trasero —por ejemplo a un 70/30—, y eso consecutivamente resulta en una mejor tracción.

Ahora, imaginemos por un momento el mismo escenario que Alejandro acaba de describir; un vehículo cuyo estado natural es de 30/70 o 40/60. En el momento de la transferencia de peso en el frenado que antecede a la curva, ese vehículo puede llegar a experimentar una totalidad de peso en su parte frontal, dejando la otra mitad a completa merced de la gravedad, lo que generalmente resulta en pérdida de adherencia y consecutivamente, en un despiste.

Tomando en cuenta la distribución de peso ideal del 50/50, Alejandro procedió a explicar la estrategia ideal para tomar una curva:

“Muchas veces vemos en las carreras que los vehículos frenan casi en la mitad de la curva y van acelerando al mismo tiempo. En realidad esa es una ilusión óptica. Lo que realmente hacemos, es que frenamos al máximo sin perder el control antes de ingresar a la curva, lo que transfiere peso al tren delantero para encajar la misma, y luego soltar el frenocon lo cual devolvemos al vehículo su distribución de peso normal de 50/50, para realizar el giro y conforme vamos regresando el volante a la posición recta, aceleramos progresivamente hacia la salida de la curva.”


¿La clave para una curva perfecta?

* Entrar temprano a la curva en la velocidad terminal, permite salir temprano de la misma y acelerar hacia la siguiente curva lo antes posible.

* Entrar tarde a la curva retrasando la frenada, o peor, frenando mientras hacemos la curva, dará como resultado una línea de salida fuera de la ideal, o inclusive,un despiste en la segunda mitad de la curva.

Luego de aproximadamente 45 minutos de conducción, cada piloto pudo experimentar en detalle tres vehículos con personalidades y temperamentos completamente distintos. La experiencia llegaba a su fin, y al culminar el ejercicio nos despedimos de nuestros instructores y anfitriones, quienes nos otorgaron una prueba fehaciente en forma de certificado, para dar fe que este día realmente sí existió y que todo aquello, en efecto; sí había sucedido.

Terminó siendo un viernes muy especial, en el cual los tres vehículos M fueron instrumento y música a la vez; convirtiendo al autódromo en un festival de sonidos, y a nosotros, en pilotos BMW por un día. Que se repita.

   
  Más artículos en Actualidad

Uber sin conductor

La empresa Uber lanza este miércoles un innovador servicio de alquiler de vehículos autónomos, superando a sus rivales de Detroit y Silicon Valley, con una tecnología que podría revolucionar al sector.

La letra más potente

Días pasados, tuve el placer de participar del BMW M Power Tour 2016, de la mano de Perfecta Automotores.

Paragolpes extra, ¿sí o no?

Los bomberos dicen que el paragolpes extra puede poner en riesgo la vida de las personas. Mientras que, los empresarios del rubro afirman que no existen estadísticas que confirmen que verdaderamente sean un agravante de los accidentes. Estos son sus argumentos.

     
Entendé a tu mundo,
cada semana,
en tu inbox.

Una síntesis de los mejores artículos publicados.