Ejempla Logo

  Actualidad

Paso en falso

El ingreso de Ángel Romero por uno de los delanteros y su posición en la primera práctica luego del triunfo ante Chile tenía sentido.

El mellizo diestro se colocó como extremo por derecha de un dibujo de 4-5-1. Fue su lugar en el mundo “Timao” en la época de Tite donde se consolidó –a pesar de no tener continuidad con el actual técnico de Brasil- como goleador.

La movida ofrecía beneficios en los papeles. Se protegía la zona de Néstor Ortigoza sin cargarle la responsabilidad del despliegue al tener a dos centrocampistas más (Riveros y Ayala) ante la eventual presión de rivales en la salida. Los pases al vacío para que piquen los mellizos (Óscar por izquierda y Ángel por derecha) para castigar eventuales proyecciones de Corujo y Silva. El plus de tenerlo más centrado a Víctor daría el plus de la media distancia con un Centenario que invitaba remates por el comportamiento del tiempo de los últimos días. Todo muy convincente salvo un pequeño detalle: duró menos de cinco minutos.

Tal vez ese haya sido el motivo de haber colocado y mostrado a la prensa. Porque aún en la etapa de estudio de partido, Ángel pasó a jugar como segunda punta con Lezcano y de repente se vio un mediocampo pesado y largo. Atorar a Gastón Ramírez y tratar de salir. O en términos más simples, buscar la contra. Sorpresivo teniendo en cuenta los rasgos de los jugadores disponibles. Pudo haber afectado el campo de juego en la forma de encarar.

"No obstante, el que marcó la diferencia por lejos fue Luis Suárez".

— Daniel Chung

Uruguay llegaba golpeado y buscó la recuperación a base de fuerza y fútbol. Arévalos Ríos como el volante defensivo y Ramírez gestando desde una zona más adelantada, Rodríguez orientado por izquierda y una derecha fulminante entre Carlos Sánchez y las subidas de Mathias Corujo. No obstante, el que marcó la diferencia por lejos fue Luis Suárez. Y no en el rol del nueve. Se vistió de falso armador. A la Forlán del Mundial 2010. Se tiró por las bandas para asistir y crear. Y permitió que Edinson Cavani sea el nueve que suele ser en Europa sin ataduras de retroceder con el lateral rival.

Un trámite desfavorable generado por los planteamientos proyecta dos escenarios: rendimientos sobresalientes del que está sufriendo o profundizar la adversidad por errores no forzados. Lastimosamente para Paraguay se dio lo segundo. Pablo Aguilar firmó su partido más bajo desde que apareció en aquel triunfo ante Perú en octubre del 2012. Justo él quien había dejado la titularidad en Quito por acumulación de tarjetas, volvía por la misma circunstancia para reemplazar a quien lo había sustituido tan bien en Ecuador: Gustavo Gómez. Si aquella vez lo de Gómez fue tan bueno que obligó a Ramón Díaz mover a Da Silva de lateral para que vuelva Aguilar con Gómez en la zaga central ante Brasil, el Centenario fue testigo de una nostalgia grande por el zaguero del Milán. Falto de timing, malas decisiones y hasta un resbalón para el penal.

Lo de Salustiano Candia también repercutió porque le costó el perfil ante un gran Corujo y aún más cuando Suárez atacó por ese lado. Un despeje fallido suyo inició la jugada del gol donde Suárez trancó de pie a Da Silva barriendo. Desmarque de Cavani y se abrió el grifo. Chano también cargó con el estigma del balón detenido en los dos partidos del combo. Que la defensa tiemble tanto ante dos delanteros de quilate mundial era augurio de lo que sería la noche.

Igual la gran decepción pasó por la figura de Ortigoza. Comprendido que apenas jugó un partido –hace once días- luego de la lesión que lo sacó de la Final del fútbol argentino y la Copa América, estuvo lento para desmarcarse y se ofreció poco como opción de pase. Ensayó 23 pases, ni siquiera el 10% de los 274 que tuvo la Albirroja. Número insignificante con aquel que fue determinante en el combo anterior. Y tampoco fueron buenos o precisos los toques para alimentar a los compañeros.

Solo Jorge Moreira repitió buen partido a pesar de su enredo en la previa de la jugada de Suárez en el cuarto gol. Para que nadie dude que el Centenario es un bastión: cuarto triunfo en idéntica cantidad de partidos con 11 goles y valla invicta. Pudo haber sido peor la paliza pero Uruguay entendió que el mensaje a su gente ya fue entregado. Premio para la gente que acudió a pesar del clima. Sobraron casi cuarenta minutos. Le habrá servido a Chiqui para corregir errores.

Repetir nivel en cinco días es de extrema dificultad con lo complicado que se presenta este torneo. Y se van marcando pautas de comportamiento de acuerdo a si se es local o visitante. Siete triunfos locales de diez partidos. Hasta el propio Brasil, el gran ganador del combo de septiembre, tuvo su momento de duda en la etapa inicial en el Atahualpa. Solo Brasil, Argentina y Bolivia sumaron más que la Albirroja. Balance positivo dentro de todo especialmente por la frenada de Chile y la caída de Ecuador. El siguiente combo es en menos de un mes. La próxima semana ya debe convocar a los que actúan en el extranjero. Rasgos similares con una dificultad parecida: Colombia en Sajonia y Argentina en Córdoba. 

  • Foto por : AFP
   
  Más artículos en Actualidad

Así llega Uruguay

Luego del inicio auspicioso ante Chile, el siguiente rival es Uruguay.

Como aquellas noches

El fútbol de selecciones cuenta con un aspecto extraordinario. Al ligarlos a los símbolos, afloran sentimientos que en ningún otro contexto se podrían explicar.

Así llega Chile

Vuelven las Eliminatorias luego de una pausa prolongada de casi seis meses. Un paréntesis muy importante que fue la Copa América Centenario y que significó polos opuestos para las selecciones que chocaran este jueves en el Defensores del Chaco.

     
Entendé a tu mundo,
cada semana,
en tu inbox.

Una síntesis de los mejores artículos publicados.