Ejempla Logo

  Actualidad

Un viejo conocido

Se viene Argentina, un rival al cuál la Albirroja se había cansado de enfrentar el año pasado.

En un lapso de un poco más de tres meses, la selección de Ramón Díaz chocó con la de Gerardo Martino por la fase de grupos y semifinales de la Copa América de Chile y la segunda fecha de estas Eliminatorias en el Defensores.

De aquel 0-0 en Sajonia, pasó menos de un año pero se siente que fue hace más tiempo. Para empezar, ya no siguen los entrenadores. Este martes en el Mario Alberto Kempes, estarán Edgardo Bauza y Francisco Arce en los bancos. Y si hay más de cinco apellidos que repitan (Da Silva-Barrios por Paraguay y Romero-Mascherano-Di María por Argentina) sería mucho. Lo que se repite es la ausencia de Messi que no es poca cosa. Al fin y al cabo, se trata del mejor del mundo y eso se notó en los últimos dos encuentros de la Albiceleste de visitante en Venezuela y Perú.

La enorme crisis que dejó como herencia la muerte de Grondona y el FIFAGate se tragó a Martino y apareció Bauza con la bandera del equilibrio que choca con tantas luminarias en el plantel albiceleste que no ha mostrado un patrón ni estilo en los juegos dirigidos por el Patón donde solo resaltó la inteligencia de Messi ante Uruguay en Mendoza.

El error de Mascherano para la intercepción de Guerrero y el penal posterior inyectaron cierta justicia al último duelo en Lima donde quedó tan descompensado el equipo que sus tres defensores en capilla volvieron a ver la amarilla y serán baja ante Paraguay: Zabaleta, Otamendi y Funes Mori: todos titulares en los tres partidos con el nuevo DT.

El arco es de Sergio Romero, constante en la titularidad pero que está lejos de transmitir seguridad. El hecho de no jugar puede pasarle factura en cualquier momento. Una defensa renovada e inédita deberá enfrentar la delantera albirroja. Gabriel Mercado –el hombre quien dejó el espacio que ocupó Jorge Moreira en River- aparece como el lateral derecho. Mateo Musacchio y Martín Demichelis serían los zagueros. El primero tiene un gran presente en Villareal pero sin roce en la mayor a nivel oficial y todo lo contrario con el ex compañero de Roque en el Bayern, histórico y hombre de mil batallas con su selección pero sin ritmo ya que no juega oficialmente hace cinco meses. Marco Rojo es el sobreviviente de Lima para cerrar por izquierda.

Javier Mascherano sigue siendo intocable por su condición de líder. La novedad pasará por la presencia de Éver Banega quien se perfila como el único que puede conectar a defensivos y ofensivos muy definidos. En el juego de primera ronda, fue clave la sorpresa de Derlis como enganche quien atoró la salida de Mascherano (aquella vez lo acompañó Kranevitter). Incomodar al hombre del Sevilla será clave para desconectar al rival.

Un trío ofensivo donde el agujero que dejó Messi es enorme y los que lo reemplazaron posicionalmente –arrancando por derecha- no funcionaron: Lamela en Mérida y Dybala en Lima. Probablemente el de la Juventus vuelva a arrancar. Será enorme el desafío para Salustiano Candia si vuelve a gozar de la confianza del DT luego del estresante juego ante Cuadrado. Por el otro costado, deberá caer Ángel Di María, cuestionado por su nivel en la selección pero que le ha ido bien contra Paraguay. Sergio Agüero es otro quien ha recibido críticas y será el que baje un poco para aprovechar la fijación de centrales que realizará el nueve quien será Gonzalo Higuaín. Queda como alternativa la inclusión de un volante en detrimento de un ofensivo aunque eso reforzaría la etiqueta defensiva que quiere sacarse el adiestrador local.

Un rival con sus propios cuestionamientos y un Paraguay que desde lo que ensaya luego de la decepcionante actuación ante Colombia y las declaraciones de sus jugadores, intentará –más allá del resultado- mostrar que hubo click y algo cambiará mañana en Córdoba. Ahora queda lo más importante: plasmar el discurso en cancha.

  • Foto por : AFP 
   
  Más artículos en Actualidad

La noche mágica

El efecto que generó Edwin Cardona con su gol fue el nacimiento del equipo de los livianos. Pero con una obediencia sorpresiva que se adhirió a una explosión previsible.

Paso amargo

Cuando se hace culto de algo que se contó con una cuota excepcional, se corre un riesgo. El partido ante Chile fue un versículo sagrado de todos, protagonistas y espectadores, como el modelo a seguir.

Vuelven las Eliminatorias

Vuelven las Eliminatorias y el rival es el familiar Colombia. En los últimos días, entre el Mundial Futsal Fifa y los cruces de la Sudamericana, la conexión cafetera en el ámbito futbolístico ha sido constante.

     
Entendé a tu mundo,
cada semana,
en tu inbox.

Una síntesis de los mejores artículos publicados.