Ejempla Logo

  Cultura

Lectura digital, realidad latinoamericana

Pasó el Día del Libro y es imposible obviar la transformación por la que están pasando los mismos. La inmersión cada vez más llamativa de libros en formatos digitales es una realidad, aunque si reemplazarán a los físicos es aún una incógnita. En tanto que no hay datos precisos sobre la población lectora en Paraguay, pero voces autorizadas del sector creen que el grupo sigue creciendo.

América Latina no es un continente caracterizado, obviando los formatos, por el hábito de lectura. Si bien se destacan Argentina con 55% y Chile con 51% como los países con mayor índice de población lectora de América Latina, siguen en la lista Venezuela con 50%, Brasil con 46% y Perú con 35%. Al otro extremo se encuentra México con apenas el 20% de la población lectora.

En lo que respecta a Paraguay, Alejandro Hernández, vicepresidente de la Sociedad de Escritores del Paraguay, coincidió con Vidalia Sánchez, gerente de la editorial Servilibro, respecto a no tener una fuente actualizada y fiel de la población lectora del país.

Hernández comenta que "para esto habría que hacer un estudio, el cual cuesta plata y eso no tenemos". Incluso desmintió las declaraciones que le atribuyen y que afirman que en Paraguay se lee 0,25% libro por habitante. "La población lectora creció mucho, los jóvenes están leyendo no solo porque se los piden en los colegios, sino porque quieren", resalta.  Además rechaza un informe del diario ABC sobre que la población lectora ronda los 500 habitantes, ya que para él esto es imposible de comprobar por lo expresado anteriormente.

Consumo de Libros

Analizando números y por lógica básica, los chilenos y argentinos leen el mayor número de libros anualmente, un promedio por año 5,4 y 4,6 respectivamente. Seguidos de Brasil con 4 libros por año.

Los ecuatorianos leen en promedio medio libro por año. Panorama totalmente diferente a España donde se leen 10,3 libros por año; siendo Noruega, Suecia, China, Finlandia, quienes más leen con 47 libros por persona en el año.

Internet, factor determinante

La penetración de Internet, el mayor alcance de la Banda Ancha y el acceso a dispositivos móviles de lectura definen el futuro de la lectura digital. Teniendo en cuenta estos factores, Paraguay no se encuentra muy beneficiado aún. De 142 países miembros de Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe; Chile y Uruguay están arriba en la lista mientras que Paraguay -en el puesto 111 - Bolivia, 127 y Nicaragua en el 131 se encuentran entre los países con menor inserción e incorporación de tecnologías de información y comunicación.

Cerrando el año 2013, América Latina solo tenía el 16,7% de sus libros en formato digital, frente al 53% de Estados Unidos. Del porcentaje marcado para la región, nueve de cada diez libros fueron producidos en Brasil Argentina, Colombia y México.

Amazon

En Europa y Estados Unidos ya se puede hablar de un "negocio de libros digitales" mientras que América Latina recién se está empezando a acostumbrar a comprar libros en línea. Amazon es el jugador más grande de ventas de libros electrónicos. Desde septiembre del 2011 cuenta con más de 1,7 millones de libros en español y más de 10 millones de libros extranjeros. Google y Apple intentan seguir el ritmo.

E-books, ¿el futuro?

Y sobre este nuevo esquema de lectura e incluso de escritura, es decir pensando en plataformas digitales, hay paraguayos creando obras. Javier Viveros, escritor y además jurado de concursos de cuentos digitales, es consciente que en Paraguay no existe un hábito importante de lectura y atribuye esta realidad al pobre sistema educativo además de la nula promoción de la lectura, pero aún así ve un futuro positivo los libros y sobre todo en los e-books.

Asegura que crear un libro en formato digital puede ser gratuito, pues uno mismo puede crearlo con las herramientas adecuadas. "No hace falta comprar un software, hay algunas herramientas que son open-source, como Calibre: Y que incluso existen innumerables formatos, todos luchando por ganarse el mercado entre ellos: .pdf, .mobi, .epub.", explica.

"Sucede que aunque el libro sea digital, todavía sigue necesitando lo mismo que sus pares impresos: promoción".

— Javier Viveros

Hoy en día no se puede hablar de fronteras a la hora adquirir un e-book teniendo en cuenta que, gracias a Internet se puede comprar el dispositivo de lectura (Amazon Kindle, Sony Reader, etc.) y luego la compra de los materiales se da a través de sus propias librerías online.

Incluso Viveros vio más allá meses atrás y subió seis de sus propios libros a la tienda Kindle de Amazon. "Hay poca literatura paraguaya allí. Son pocos, pero son", asegura. ¿Cómo eligió este medio de difusión? "Tengo un Kindle y suelo comprar materiales de Amazon y un día me pregunté sobre cuáles serían los pasos necesarios para vender allí mis propios libros". Google le dio la respuesta a su cuestionamiento y sin dar muchas vueltas, sus trabajos ya se encontraban en la tienda de mayor venta de libros en línea.

Pero, ¿es negocio la plataforma digital? "Al menos en lo que a mí respecta las ventas son escasas, ganancias hay, pero están allí cautivas hasta alcanzar un límite mínimo estipulado por Amazon", expresa. Esto tiene explicación: "Sucede que aunque el libro sea digital, todavía sigue necesitando lo mismo que sus pares impresos: promoción".

El escritor asegura más que rédito económico valora esta tienda digital por servirle de vitrina internacional, eliminando así las fronteras entre países y continentes."Sirve sobre todo para que los contactos del exterior puedan acceder a las obras de uno", resalta.

"Estoy convencido que los e-books serán el futuro, porque sus ventajas son aluvionantes. No obstante, el libro impreso seguirá existiendo, cederá terreno -mucho - pero seguirá entre nosotros, y está bien que así sea", concluye.

"Estoy convencido que los e-books serán el futuro, porque sus ventajas son aluvionantes. No obstante, el libro impreso seguirá existiendo, cederá terreno -mucho - pero seguirá entre nosotros, y está bien que así sea".

La otra cara de la moneda

Por su parte Vidalia Sánchez opina sobre el formato electrónico que es algo inevitable y sin dudas una evolución pero cree que es más un complemento para el formato físico. "No creo que esto deje de lado a las imprentas y editoriales porque el software para libros digitales es más caro aún que estas aunque quizá dentro de unos años el costo baje", expresa. Agrega que ellos como Servilibro ya recibieron asesoramiento para su uso pero no resulta viable su implementación porque "en Paraguay todavía no estamos listos para esto, así como estamos atrasados en muchas cosas".

Sánchez explica que ellos publican alrededor de 1.000 títulos por año, promedio que creció a partir del 2011 cuando se produjeron 1725 títulos en gran parte gracias al Bicentenario de la Independencia. "Antes de eso producíamos alrededor de 600 títulos por año".

La directiva refiere que en Servilibro hay unos 60 títulos de escritores jóvenes paraguayos que publican por primera vez y que sus materiales son utilizados en las escuelas "Chicos como Diego Martínez, Juan Urraza o Nelson Aguilera que son jóvenes escritores muy talentosos cuyos trabajos se utilizan en las instituciones educativas", cita Sánchez.

 "Un libro de Gabriel García Márquez de 150 páginas te sale alrededor de 65 mil guaraníes y un libro de Alcibiades Gonzalez Delvalle de 300 páginas te sale 50 mil guaraníes"

— Vidalia Sánchez, Servilibro.

De igual forma cuenta que un libro paraguayo cuesta en promedio 40.000 guaraníes e inclusive es más barato en relación a libros de otros países de la región. "Un libro de Gabriel García Márquez de 150 páginas te sale alrededor de 65 mil guaraníes y un libro de Alcibiades Gonzalez Delvalle de 300 páginas te sale 50 mil guaraníes".

Al igual que Hernández ella no está de acuerdo con el adagio popular de que: "El paraguayo no lee". En su larga carrera en el rubro ve actualmente un recambio generacional importante. "Antes solo venía gente mayor a comprar libros y hoy son más los jóvenes que vienen a buscar un libro, no porque sea el texto que les obligaron a comprar para el colegio o la facultad, sino porque les interesa".

Coinciden también en que creció la cantidad de lectores paraguayos pero admite que no en la medida que le gustaría y para ella esto se debe a que no hay suficientes bibliotecas públicas. "En una familia de cuatro, que viven en alquiler y se debe comprar ropa, alimentos, medicamentos, no les sobra para comprar libros", comenta. 

Mientras algunos piensan ya en los libros digitales como la manera para masificar la lectura, otros como Vidalia, consideran que las bibliotecas públicas en los barrios, para que las personas pueden ir a leer gratuitamente, podría ser una gran opción. El futuro está aún por escribirse.

  • Este texto contiene información del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc-Unesco).
  • Foto: Brian Jeffrey Beggerly en Flickr.
   
  Más artículos en Cultura

¿Prefieres un libro impreso o un eBook?

Los que prefieren los impresos argumentan que son más confiables y pueden ser coleccionados. Mientras que una gran cantidad de lectores ha comenzado a optar por los libros electrónicos. Y vos, ¿cuál preferis leer?

Sector editorial en el mundo

Mientras que en España dos librerías mueren por día, en los países de América el negocio de los libros se mantiene estable e incluso ha crecido en los últimos años, según el informe de la Asociación Internacional de Editores (IPA).

El escritor Gustavo Ibarra

Licenciado en Comunicación por la Universidad Nacional de Asunción, Gustavo Ibarra pasó los últimos diez años investigando y escribiendo sobre el pasado y presente del país. Esta es parte de su historia.

     
Entendé a tu mundo,
cada semana,
en tu inbox.

Una síntesis de los mejores artículos publicados.